We use first and third party cookies to track your browsing habits on our website in order to provide you with better quality and security, and improve the services offered through this website. If users do not explicitly confirm that they consent to the installation of cookies but continue to browse our website, we will assume that they have agreed and we will inform them accordingly about the possibility of blocking or deleting any previously installed cookies by adjusting their browser settings. You can find out more about cookies in our "Cookie Policy"

CONFIRM Cookie Policy

CERVICAL CANCER



The two main types of cervical (neck of the uterus) cancer are squamous cell carcinoma and adenocarcinoma. Squamous cell carcinoma originates in the thin, flat cells which cover the cervix. Adenocarcinoma originates in the cervical cells which produce mucus and other liquids. Chronic infection with certain strains of human papilloma virus (HPV) cause almost all cases of cervical cancer, which can usually be cured if detected and treated in the early stages.
 

Our goal is to achieve the best treatment for cervical cancer according to the genetic characteristics of each patient’s tumor.

SÍNTOMAS del cáncer de cérvix
Los cánceres cervicales en etapas iniciales generalmente no causan síntomas. Cuando el cáncer se agranda, las mujeres pueden notar uno o varios de estos síntomas:
  • Sangrado vaginal anormal
    • Sangrado que ocurre entre los períodos menstruales regulares
    • Sangrado después de relaciones sexuales, de un lavado vaginal o del examen pélvico
    • Períodos menstruales más prolongados y más abundantes que antes
    • Sangrado después de la menopausia
  • Mayor secreción vaginal
  • Dolor pélvico
  • Dolor durante las relaciones sexuales
Estos síntomas pueden ser causados por infecciones u otros problemas de salud. Sólo un médico puede determinarlo con seguridad. La mujer que tenga alguno de estos síntomas deberá decirlo al médico para que el problema pueda ser diagnosticado y tratado lo antes posible.

PRUEBAS DIAGNÓSTICAS para detectar el cáncer de cérvix
Los médicos recomiendan que las mujeres se realicen pruebas de Papanicolaou con regularidad a fin de reducir su riesgo de padecer cáncer cervical. Una prueba de Papanicolaou (a veces llamada citología) es una prueba sencilla que se usa para examinar las células cervicales. Además, se pueden utilizar las siguientes pruebas y procedimientos. 
  • Citología (prueba de Papanicolaou)
  • Colposcopia
  • Biopsia
  • Radiografías del tórax
  • Tomografía computarizada (TC)
  • Resonancia magnética
  • Tomografía por emisión de positrones

TRATAMIENTOS para el cáncer de cérvix
Las mujeres con cáncer cervical tienen muchas opciones de tratamiento. Las opciones son la cirugía, radioterapia, quimioterapia o una combinación de métodos. La selección de tratamiento depende principalmente del tamaño del tumor y de si el cáncer se ha diseminado.

La selección de tratamiento puede también depender de si usted piensa quedarse embarazada en el futuro. Su médico puede explicarle las opciones de tratamiento, los resultados esperados de cada una y los efectos secundarios posibles. Usted y su médico pueden trabajar juntos para elaborar
un plan de tratamiento que satisfaga sus necesidades médicas y personales.
Su médico puede recomendarle a un especialista o usted puede pedirle una recomendación. Usted querrá consultar a un ginecólogo oncológico, es decir un cirujano que se especializa en tratar cáncer en la mujer. Otros especialistas que tratan el cáncer cervical son los oncólogos médicos y oncólogos radioterapeutas.
  • Cirugía
  • Radioterapia
  • Quimioterapia